El perro es una sub-especie del lobo genéticamente hablando, una evolución del mismo, una rama separada pero con un mismo origen, más alejada de él etológica y comportamentalmente hablando que biológicamente. Perros y lobos comparten casi el 100% de sus genes, gracias a ello pueden procrear entre sí y dar descendencia fértil, un ejemplo de ello, que nos es más que familiar, es el Perro Lobo Checoslovaco.

A pesar de lo que, desde hace algunas décadas, las grandes compañías nos quieren hacer creer respecto a la alimentación canina a través de campañas y eslóganes publicitarios muy agresivos, que intentan vender sus productos de croquetas como el mejor alimento para los perros, esto no es cierto, ni tan siquiera el mejor pienso del mercado es el mejor alimento para ellos por una simple y sencilla razón, los perros son carnívoros no estrictos, los piensívoros no existen! Los perros llevan miles de años caminando junto al hombre, desde los más primitivos y cercanos al lobo hasta los actuales. A pesar de ello, el perro orgánicamente no ha sufrido grandes cambios respecto al lobo; digestivamente, lo que se tratará en este artículo, sólo ha conseguido tolerar mejor que el lobo algunas sustancias que se incluyen en nuestras dietas, como por ejemplo el almidón.

Si bien es cierto que el pienso es más cómodo y más limpio, un pienso de gama alta no es precisamente barato y ni que decir tiene que, aunque aparentemente llevan años alimentándose de croquetas sin ninguna repercusión, esto no es así, puesto que el consumo de piensos esta provocando enfermedades como la obesidad, la diabetes, problemas de piel, alergias… debido a que su composición en gran parte de ellos la forman restos de otros animales (como picos y patas de pollo a lo que llaman carne), cenizas, cereales (los cuales no necesitan), e incluso, en algunos casos, restos de otros perros fallecidos; siendo su composición un 25% “carne” y el resto cereales, porcentajes y productos erróneos como se verá más adelante.

Carnívoros, herbívoros y omnívoros, no sólo se diferencian por el tipo de alimentación que ingieren en su mayor parte (aunque no sea en exclusiva), también, y más importante, se diferencian por el aparato digestivo, su estructura, forma y función, esto es lo que hace que esté preparado para comer y digerir unos u otros alimentos y no al revés. Que el perro forme parte de nuestras vidas como un miembro más de la familia ha hecho que lo conviertan en un omnívoro obligado al asemejarlo al hombre, con el que convive, pero no siendo así (ver tabla 1).

 

Diferencias entre el aparato digestivo de perros (carnívoros) y humanos (omnívoros)

 

CARNÍVORO

(Mamíferos: perro, lobo, gato, hurón… Aves: águila,  buitre… Reptiles: cocodrilo, cobra, pitón… Peces y anfibios: rana, salamandra, tiburón… Invertebrados: pulpo, arañas...)

OMNÍVORO

(Mamíferos: hombre, erizo, ratón… Aves: gallina, avestruz… Reptiles: lagartija balear, tortuga cabonaria… Peces: piraña, carpa… Invertebrados: avispa,cucaracha...)

Dibujo

Sistema digestivo

● mucho más corto y ácido

● sin enzimas digestivas en la saliva

● dentadura de carnívoro: incisivos pequeños y puntiagudos,  colmillos muy grandes, molares con bordes dentados

● boca con movimiento lateralizado muy limitado

● más largo

● enzimas digestivas en la saliva, amilasa

● dentadura no especializada que se encuentra entre la del carnívoro y la del herbívoro.

 

● boca con mayor movimiento lateralizado

Función

● hace frente a los microorganismos patógenos presentes en la carne cruda y/o descompuesta

● cereales (arroz, trigo, maíz…) no se llegan a digerir completamente

● preparada para desgarrar pero no para moler alimentos (como vegetales)

● ventaja para tratar la carne, pero no para tratar alimentos que requieran una trituración previa a la digestión, como los vegetales.

● facilita la digestión de alimentos complejos al pasar más tiempo en el tracto digestivo.

● pre-digestión de los hidratos de carbono complejos antes de pasar al estómago

● capaz de arrancar carne y triturar vegetales

 ● facilidad para triturar los vegetales

Efectos

● digestiones cortas, los alimentos de larga o complicada digestión no son  aprovechados correctamente, supone un aporte pobre en nutrientes y un volumen excesivo de heces.

● se expulsan en grandes volúmenes de heces

● aprovechamiento de alimentos más complejos

● la trituración junto con la amilasa pre-digieren los vegetales.

Alimentación

● se alimentan principalmente de la carne de sus presas.

● algunos son carroñeros consumiendo animales muertos

● los carnívoros no estrictos pueden además comer huevos, pescado, algunas frutas…

● pueden alimentarse tanto de carnes como de vegetales

Tabla 1

Como se ha visto, el perro al igual que el lobo es un carnívoro no estricto, es decir, se alimenta principalmente de carne y huesos pero no en exclusividad, ya que complementa su alimentación con huevos; frutas, verduras, tubérculos y frutos secos triturados y semi-digeridos que se encuentran en el interior de sus presas (única forma de aprovecharlos nutricionalmente); algunas frutas que adquieren en la naturaleza, vísceras, algo de pescado si el entorno lo favorece, etc.

Por lo tanto es fácil intuir que la mejor alimentación que les podemos proporcionar no solo es lo más parecido a lo que realmente comerían en estado natural sino aquello que realmente le proporciona beneficios y aquello para lo que realmente están diseñados para digerir y sintetizar, es lo que comúnmente se llama ACBA o BARF (Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados / Biologically Appropriate Raw Food);  en resumen comida natural, alimentos crudos. Algunos de sus beneficios:

  • Aumento de energía y vitalidad
  • Aumento de musculatura
  • Pelo más suave y brillante
  • Desaparición del sarro y mal olor de boca
  • Disminución de heces y su mal olor
  • Disminución del olor corporal
  • Menos ingestión de agua
  • Mejoras en problemas de peso, articulaciones u óseos
  • Mejoras respecto a alergias 

 

Por supuesto no todo el monte es orégano, este artículo no pretende ensalzar la comida natural como la panacea de la alimentación, sino más bien dar a conocer alternativas a lo que comúnmente se conoce como pienso, presentar sus ventajas y sus inconvenientes y aportar una mínima noción con el fin de poder tener una visión y conocimiento más amplios y que cada persona pueda valorar por sí misma ambos tipos de alimentación (ver tabla 2).

Principales Ventajas e Inconvenientes

BARF

PIENSO

Observaciones

Limpieza

 

El pienso es más limpio y recogido, se mantiene en un saco y solo necesita estar alejado de la humedad.

La comida natural es más engorrosa, ensucia más y necesita estar almacenada en un congelador.

Comodidad

El pienso es más cómodo, simplemente es necesario coger la cantidad necesaria en el momento de dar la toma.

La comida natural requiere más tiempo y preparación, realizar porciones, congelarlas y sacarlas del congelador el día antes de su consumo.

Precio

Se pueden encontrar piensos de todos los precios, desde los más baratos de grandes superficies (nunca recomendados) hasta los de gama alta en los que se pueden gastar alrededor de 70€ mensuales para un perro de 35-40 Kg.

La comida natural abarata bastante el coste de una buena alimentación, no se recomienda comprar de igual forma que si fuera para nosotros, llegar a acuerdos con la carnicería y pescadería de la zona, buscar ofertas y comprar en grandes cantidades es indispensable, pudiendo alimentar por 30€ mensuales a un perro de 35-40 Kg.

Salud

Diversos estudios han demostrado que el consumo de piensos predispone la aparición de enfermedades como obesidad, diabetes, alergias, problemas de piel…

El consumo de comida natural tiene un beneficio directo y rápido sobre la salud de los perros como el pelo, dentadura, musculatura, recuperación de lesiones y enfermedades…

 Tabla 2

 

Alimentar con comida natural no es algo en lo que aventurarse, es necesario tener un mínimo conocimiento para poder empezar:

  • La cantidad diaria para un perro adulto oscila entre el 2% y el 3% del peso ideal del perro. Se recomienda comenzar por el 2’5% e ir modificándolo según necesidades. Cada individuo tiene unas necesidades y un consumo diferente según su metabolismo, el ejercicio que realice, la época del año… No debe sorprender la cantidad diaria que deben consumir puesto que el alimento natural ya incluye gran cantidad de agua y humedad, no es un alimento seco.
  • Los porcentajes que componen la alimentación, el 70% de la cantidad total diaria debe componerse por huesos carnosos, el 30% restante deben componerlo los complementos.
  • Las tomas, la principal que contendrá los huesos carnosos y la de complementos, aunque no es imprescindible dividir la cantidad diaria en dos tomas es recomendable para evitar atracones y torsiones de estomago, entre otras cosas.
  • La variedad es la clave para una dieta equilibrada. Variar los tipos de carne, de pescados y de complementos proveerá al animal de todos los nutrientes necesarios.
  • La comida principal debe componerse de huesos carnosos, es decir, huesos con su carne: carcasas y traseros de pollo, faldas y cuellos de cordero, también se pueden incluir carnes (con su hueso) de vaca, ternera, caballo, conejo, pavo…; es recomendable no dar cerdo por un posible contagio de la enfermedad de Aujeszky. Personalmente en esta toma y una vez por semana les doy pescado (pequeños y con su espina): bacaladillas, anchoas, sardinas, boquerones… dentro de la variedad el pescado azul tiene más beneficios para ellos que el blanco.
  • Los complementos, como en toda dieta equilibrada hay que complementar, algunos de estos productos, que se darán sólo una o dos veces por semana y en pequeñas cantidades, son: huevos (dos o tres a la semana para perros grandes), aceites vegetales o de pescado, vinagre de manzana, levadura de cerveza, frutas, verduras y frutos secos (trituradas y congeladas previamente para simular la pre-digestión de los mismos necesaria para una correcta absorción –después descongelamos para ingerir–), vísceras, yogur (dos o tres a la semana para perros grandes)…
  • Los hidratos de carbono no son necesarios en la alimentación del perro ya que extraen toda la glucosa necesaria de las grasas y proteínas. No obstante podría añadirse una pequeña cantidad para ayudar a perros deportistas o con consumos de energías muy altos.
  • Los huesos siempre deben darse crudos, cocinados pierden la humedad y elasticidad y pasan a ser peligrosos. Siempre deben darse con su carne, de forma que el perro lo tritura y hace una masa junto con la carne que lo enmascara, un hueso pelado sin carne puede astillarse y suponer un peligro para la salud del animal. Los huesos redondos y huecos, son más propensos a astillarse (alitas, patas de conejo…), mientras que los planos no suelen hacerlo (carcasas de pollo y pavo, cuerpo de conejo, cuellos, costillares…).
  • Los huesos recreativos son huesos de gran tamaño respecto al individuo que lo consume para evitar atragantamientos, no es necesario que contengan su carne, no es un hueso de consumo como tal sino de entretenimiento que se puede ofrecer una vez a la semana.

 

A pesar de que inicialmente los huesos puedan parecer más un peligro que un beneficio en realidad se torna del revés, sólo debemos conocer y seguir unas pautas para evitar los posibles peligros y aprovechar la multitud de beneficios que aportan: nutrientes (calcio, fósforo y otros minerales),  masticación (fortalecimiento de la mandíbula, limpieza de la dentición y encías, fortalecimiento del resto del cuerpo según el tamaño del hueso, liberación de estrés), entretenimiento…

 

Algunas ventajas y desventajas más, algunas observaciones, información y advertencias que se deben tener en cuenta además de las anteriores:

  • La comida natural nos permite poder evaluar y aislar qué alimentos digiere, absorbe y le sientan mejor que otros, qué alimentos pueden provocarle algún tipo de alergia o intolerancia, pudiendo eliminar sólo ese alimento de su dieta y sustituirlo por otro similar.
  • La alimentación debe ser lo suficientemente variada y equilibrada para evitar falta de nutrientes.
  • Es conveniente disponer de sitio suficiente de congelación para poder aprovechar ofertas de grandes cantidades que suponen una bajada considerable de los costes, así como para congelar los alimentos durante algunos días antes de ser consumidos para eliminar las posibles bacterias que puedan contener. Esto puede suponer tener que adquirir un arcón congelador o similar, electrodoméstico que también podremos usar para los productos de nuestro propio consumo y que amortizaremos rápidamente. *Los alimentos deben estar crudos y totalmente descongelados antes de ser ingeridos, mejor a temperatura ambiente*
  • Es aconsejable realizar análisis de sangre y heces cada cierto tiempo para verificar el estado del animal.
  • Todo cambio de alimentación requiere de tiempo y adaptación, el cambio debe hacerse de forma progresiva, comenzando por alimentos sin huesos y fáciles de digerir (jamón de York, queso fresco, yogur natural, alguna lata de atún y/o sardinas en aceite o tomate…) de forma separada para evaluar la tolerancia de cada uno de los alimentos; posteriormente se pueden incluir productos más consistentes (carnes de pollo, cartílagos…); sucesiva y progresivamente se irán añadiendo más productos.
  • Los perros acostumbrados a comer pienso desde pequeños necesitan un periodo de “adaptación”, deben aprender a comer y masticar correctamente y hacerlo tranquilamente sin ansiedad. Formaremos parte de este proceso de aprendizaje.
  • Evidentemente el pienso es más cómodo y limpio y nos facilitará los viajes, desplazamientos y vacaciones, por ello es aconsejable disponer de pienso para estas situaciones y dárselo de comer un día a la semana sustituyendo a la comida principal de comida natural de ese día para que no desconecte del todo del pienso ya que podría no quererlo tras alimentarse con barf.
  • No se recomienda mezclar en la misma toma barf y pienso. Ambos productos tienen procesos y tiempos de digestión muy distintos. Mientras que la comida natural es digerida en unas 3-4 horas, el pienso puede tardar 8 horas o más. Mezclarlo puede suponer desde más producción de gases e hinchazón del estómago con el consiguiente peligro de su torsión, hasta la putrefacción de la carne que espera a ser digerida junto el pienso durante tantas horas. *Se puede alimentar con pienso y comida natural en el mismo día esperando las horas suficientes (al menos 8 horas) entre las tomas de cada producto*
  • El consumo de agua es considerablemente más bajo que cuando se alimentan con pienso debido a que la comida natural no es seca sino que contiene una parte importante de agua.
  • Los perros deben aprender a comer y masticar, no dejarles solos comiendo hasta que lo hagan, no dejarles solos con huesos…
  • Perros con sistema inmuno deprimido no deben comenzar con BARF hasta que estén sanos.

 

Comprar, preparar, pesar y particionar, envasar y congelar nosotros mismos todos y cada uno de los productos que deben consumir a lo largo de la semana nos puede suponer un sobreesfuerzo que no estamos dispuestos a realizar a pesar de las ventajas y beneficios que esta alimentación supone a los perros, sobre todo tratándose de los complementos que requieren una cantidad considerable de productos diferentes en pequeñas cantidades y que pasa a ser lo más engorroso. No obstante existen diferentes fórmulas que nos pueden facilitar la tarea sin dejar de proporcionarles comida natural (ver tabla 3).

Diferentes Fórmulas

Complementos

Comida principal

Observaciones

BARF comercializado

BARF comercializado

Existen empresas que comercializan BARF, disponen de variedad de productos y lo presentan en porciones envasadas y congeladas. Si nuestra situación lo permite podemos alimentar por completo a los perros con estos productos. Es más cómoda y limpia pero bastante más cara, sobre todo para perros grandes. Suele ser necesario complementar con algunos productos.

BARF preparado por ti

BARF preparado por ti

En el lado opuesto, podemos optar por ser nosotros los que nos encarguemos de comprar y preparar toda la comida natural de nuestros perros. Es más trabajo y engorro pero más barato. Nos permite variar más la dieta, pudiendo introducir o eliminar ciertos alimentos.

Pienso

BARF

Una fórmula intermedia es proporcionar BARF en la comida principal (ya sea preparado por nosotros o comercializado) y pienso sustituyendo a los complementos. Será más cómodo y limpio que el anterior pero los beneficios se verán mermados. El precio dependerá de si la comida natural es comercializada o preparada por nosotros y la calidad/precio del pienso.

BARF comercializado

BARF preparado por ti

Por último otra fórmula intermedia sería proporcionar BARF preparado por nosotros como comida principal y BARF comercializado como complementos. Se obtienen todos los beneficios, la variedad de productos es muy amplia, es cómoda y limpia, y por pocos euros más al mes que si lo preparásemos nosotros todo, por lo tanto barata. Personalmente creo que la relación calidad / variedad / versatilidad / limpieza / comodidad/ precio es la más adecuada y es la que uso.

Tabla 3

 

Existen comportamientos que algunas personas asocian al hecho de que los perros coman natural:

  • Robo de comida: los perros por naturaleza adquieren cualquier recurso que se encuentren en su entorno. Que un perro coja comida de la mesa si no estamos, entre a la cocina en la que no hay nadie y se suministre lo primero que encuentre, etc... son comportamientos totalmente normales y naturales en los perros pese a lo mucho que pueda molestar. Evitar desde cachorro las oportunidades de este tipo y una buena y continua educación frente a todo tipo de recursos evitará que sea un "ladrón" empedernido.
  • Ansiedad al comer: los perros acostumbrados a comer pienso no mastican y sufren frecuentemente ansiedad al comer. A pesar de que haya gente que asocie la ansiedad con la comida natural, el caso es el contrario. El perro necesita masticar y muy bien la comida natural, esto supone tiempo y entretenimiento, es decir, la ansiedad debe bajar respecto al pienso. Si no sucede así hemos realizado mal la transición de pienso a comida natural, trasfiriendo no solo la ansiedad anterior si no agregando la que supone una comida nueva y mejor. Por ello, entre otras cosas, debemos formar parte del proceso de adaptación. Que haya otros perros en la casa puede aumentar la ansiedad, se recomienda que coman por separado.
  • Posesión de recursos: algo innato en los perros que sale a relucir en muchos de ellos con esta alimentación, no es que se vuelvan posesivos, es que el recurso tiene más valor. Si le entregamos un recurso nuevo y con mayor valor para él es lógico, e igualmente va en su naturaleza, que lo defienda de terceros por mucho disgusto que le suponga a la familia. Muy probablemente el perro esté acostumbrado a comer sólo pienso y a que le puedan manipular e incluso tocar el pienso mientras come, este mismo aprendizaje debe realizarse con la comida natural, eso sí, teniendo en cuenta que ya no es probablemente un cachorro y que la comida natural tendrá mucho más valor para él al cambiar desde el pienso que si la hubiese comido desde el principio. Por ello, al igual que el punto anterior, debemos formar parte del proceso de adaptación y educación.

 

En este artículo sólo se recogen algunas de las pautas, consejos y productos más relevantes a la hora de alimentar con barf, pero no son los únicos que se deben conocer, por lo que invitamos al lector a que complemente su información antes de comenzar esta andada. El carnívoro desterrado (http://elcarnivorodesterrado.wordpress.com/), el nutricionista de perros (www.nutricionistadeperros.com/), grupo de facebook  (nutrición natural en pequeños animales), libros sobre alimentación natural (La dieta canina de los alimentos crudos) son algunas de las fuentes que se pueden consultar.

 

Ruth Nieto